¿Cómo se conocieron Luciana y José?

Luciana Salinas ya bailaba Rock and Roll y Salsa cuando conoció a José Zarazaga. Muchos piensan que José tiene background de clásico o contemporáneo, pero no: su primer baile fue el Rock and Roll y venía de una formación en artes marciales. Cuenta la leyenda que la primera persona que lo sacó a bailar en su vida fue… sí, Luciana.
Comenzaron a asistir a muchas clases juntos, hasta que se animaron a participar en concursos de Rock and Roll en algunas discotecas de la ciudad.
Ganaron muchos de éstos e hicieron amigos del ambiente, que les preguntaron si se animaban a dar clases. De esta manera, siguieron bailando y perfeccionándose, hasta que su profesora empezó a darles un rol docente en las clases, como en la entrada en calor o asistiendo a principiantes. Luego empezaron a cubrir reemplazos y finalmente se animaron a dar sus primeras clases; éstas se llamaron Rock de LuJo (cuac).
Primer flyer de clases de Rock (Ilustración por Martin Cardarelli)

¿Cómo aprendieron Swing?

Después de años de tomar clases de Rock and Roll y practicar con colegas, empezaron a tomar clases de otras disciplinas como danza y acrobacia.
Con mucha curiosidad y ganas de saber más, conocieron películas clásicas de Rock de los años ‘50, tales como “Rock Around the Clock” y “Don’t Knock the Rock”. A partir de estas películas, investigaron a los bailarines que las protagonizaban y llegaron a videos más antiguos de Swing. Con mucha práctica y horas de video, Lu y José empezaron a practicar los pasos y figuras que no conocían.
En esa época no existía YouTube, por tal motivo, encontrar un video nuevo era como recibir el mejor regalo de cumpleaños. Con mucha paciencia, junto a otros bailarines y profesores se juntaban a ver videos en VHS de clases de Swing (José recuerda que era una colección de dieciocho capítulos con los pasos básicos de Swing, Charleston, Balboa y shag), rutinas de Authentic Jazz y videos de concursos, entre otras cosas.
Lu y José empezaron a frecuentar bailes sociales de tango y de salsa. En las principales milongas había tandas de Rock y aprovechaban para practicar. Además, en las milongas a veces encontraban bailarines de otros países, y aprovechaban la oportunidad para preguntarle por más información o pedirles una clase.
Con el tiempo, junto a otra pareja de profesores formaron “Buenos Aires Swing”, una de las primeras escuelas de Sudamérica. Mientras tanto, otras parejas de baile formaron sus propias escuelas o daban clases particulares.
La movida en Argentina iba creciendo como un snowball (aunque todavía no conocían ese término) por lo que Lu y José tomaron una decisión: viajar para buscar a profesores internacionales de Swing. De esta manera en el 2007 llegaron al “Herrang Dance Camp” en Suecia.
25 Aniversario – Herrang Dance Camp 2007 – Suecia
Asistieron a muchísimas clases, todos los días durante cinco semanas, además de bailes sociales todas las noches. Años antes Lu y José miraban videos en VHS de bailarines de la época dorada del Swing. Ahora, en Herrang, conocieron a esos mismos bailarines y bailarinas de los años ‘30, escucharon sus consejos y aprendieron todo lo que pudieron. Fue un sueño hecho realidad.
Junto a Frankie Manning – Herrang Dance Camp 2007
Junto a Dawn Hampton – Herrang Dance Camp 2007
Meeting “Old Timers” – Herrang Dance Camp 2007
Frankie Manning, Dawn Hampton, Chazz Young, Norma Miller
Con los años, sumaron más viajes a Estados Unidos y Europa para perfeccionarse. Mientras tanto en Buenos Aires la movida del Swing siguió creciendo poco a poco y también las diferentes escuelas de Swing. Lu y José daban clases varios días a la semana, workshops y organizaban bailes con banda en vivo. Con el tiempo llegaron demostraciones en teatros y en televisión, el dictado de clases en otras provincias y también en otros países.
El camino recorrido hasta el día de hoy muestra el esfuerzo por sostener la escena Swing y no rendirse jamás, un viaje largo que por suerte todavía no termina.